Londres, febrero 2016 — Una de las mejores sugerencias que te puedo dar cuando visites Londres es subir al London Eye. Estamos hablando de una noria gigante de 135 metros de altura situada en la orilla sur del Támesis, frente al Big Ben y al edificio del parlamento británico. Es una pasada, desde lo alto ves toda la ciudad. De hecho, en los días despejados, se pueden distinguir zonas situadas hasta 40 kilómetros de distancia. Es como tener una perspectiva global para, desde allí, decidir qué exactamente quieres visitar. Considero que ésa es una buena respuesta para por qué subir al London Eye. Piensa que recibe más de 3,5 millones de visitantes al año.

El horario del London Eye varía según la época del año y se puede subir a la noria desde por la mañana hasta la medianoche. Solo hay una cosa a tener en cuenta antes de subir (importante): evitarlo si hay niebla, ya que reducirá la visión; aunque – y es una opinión personal – tampoco deja de ser un espectáculo ver Londres entre neblinas.

Cuándo subir: creo que la última hora de la tarde es la mejor opción, justo antes del anochecer, es el mejor momento para subir y viajar en una de sus cápsulas. La luz que hay a esas horas es una maravilla, en serio, y te permitirá ver todo con mayor claridad. A primera hora de la mañana (el London Eye abre a partir de las 10.00) puede ser también un buen momento, pero en invierno quizá nos moleste el sol al estar algo bajo. Ten en cuenta que en Londres, en invierno, anochece sobre las 5 de la tarde y en verano a partir de las 8.

El precio de las entradas London Eye depende del día y la hora de la visita. Las entradas más baratas para el London Eye generalmente están disponibles para visitas a primera hora de la mañana o a últimas horas de la tarde y en días entre semana. Pero lo dicho es una buena hora, sobre todo porque también hay menos gente y, por lo tanto, te ahorras las colas.

Nuestras 4 recomendaciones para reservar el London Eye:

Subir y evitar las colas.
Y además con crucero por el Tamésis.
Con una copa de Champagne.
En una cabina privada para 2.

Cómo llegar: metro: Westminster (líneas Circle, Center y Jubilee) y Waterloo (líneas Bakerloo, Jubilee, Northern y Waterloo & City).
Autobús: líneas 211, 77 y 381.

Por Luis Martí.
Editor Travel361º de Immfly.